Querido Futuro: ¡estoy lista!

40119582 - future and past signs fixed to a wooden pole over a white background

Meses atrás leí una frase que se ha convertido en una especie de lema vital para mí.  Decía así: “Dear Past, thanks for all the lessons. Dear Future, I am ready” (“Querido Pasado, gracias por todas las lecciones. Querido Futuro: ¡estoy lista!).  En un momento personal de absoluto caos como en el que estaba inmersa entonces, me resultó del todo reveladora.  Descargué la imagen, la imprimí, la colgué frente a mi escritorio y, desde entonces, la leo cada mañana a modo de ritual mientras tomo el café en una de esas tazas de Greengate que me gustan tantísimo.

Solo ha pasado un año y medio desde que comenzó mi andadura en el mundo del diseño interior.  Han salido bien muchas cosas.  Han salido mal otras tantas.  Cierro esta etapa “en solitario” para dar un paso más allá y cumplir el sueño de crear mi propio estudio de interiorismo.  Así es que, en este momento de transición, se me hace necesario decir algo:

Querido Pasado, gracias por:

  • darme la experiencia de la que carecía como decoradora y como empresaria
  • hacerme entender que los errores forman parte, necesariamente, del proceso del éxito
  • rodearme de todas esas personas que me han empujado hacia adelante cuando he pensado en renunciar

Querido Futuro, estoy lista para:

  • seguir aprendiendo, seguir intentándolo, seguir ilusionándome con cada nuevo proyecto y, en definitiva, para seguir dedicándome a lo que me hace feliz
  • iniciar una nueva etapa empresarial, esta vez de la mano de mi compañero y amigo Miguel Sances (¿se puede encontrar un socio mejor?) con quien trabajar mucho -¡muchísimo!- por ese tan ansiado estudio de interiorismo
  • volver a fracasar -si aún me hace falta- y volver a empezar otra vez, y otra, y otra…

Ahora sí. Todo listo.

¡Empieza la aventura!